19 jul. 2017

LINGÜÍSTICA HISTÓRICA GRIEGA: INTRODUCCIÓN




LINGÜÍSTICA HISTÓRICA GRIEGA



LOS DIALECTOS GRIEGOS



Los dialectos griegos derivan de un griego común o proto-griego que nos es posible reconstruir y que resulta unitario.



En las primeras inscripciones del s. VIII a. C. el griego está ya muy diferenciado. Incluso dentro de una misma región hay diferencias dialectales.



La principal fuente para el estudio de la dialectología griega son las inscripciones, pero también los textos literarios y los tratados gramaticales de la Antigüedad. Los estudiosos alejandrinos no se interesan todavía por la lengua de las inscripciones, sólo se interesan por las λέξεις, las palabras de la lengua homérica que resultan ininteligibles.



En cuanto a los textos literarios, hay que tener en cuenta que la transmisión manuscrita nos ha legado abundantes errores. Por otro lado, los textos literarios dialectales utilizan una lengua artificial que distaba mucho de la lengua hablada.



El interés por las inscripciones comienza en el s. XIX. Todos los dialectos cuentan con inscripciones, pero no todas son de la misma época y tampoco el número de inscripciones por dialecto es el mismo. Sin embargo, todos los dialectos griegos están bastante bien documentados y son bien conocidos.



Las hablas locales griegas del primer milenio se integran en un reducido número de familias dialectales, tres o cuatro según los estudiosos. Las diferencias dentro de cada una de las familias son bastante pequeñas. Se piensa que la diferenciación ya existía con anterioridad a la entrada de los pueblos griegos en Grecia, que habrían ocupado el territorio griego en sucesivas oleadas, siguiendo evolucionando las lenguas y diferenciándose dentro del territorio. Los propios griegos hablaban de tres estirpes: Jonios, Eolios y Dorios, cada una de las cuales con un héroe epónimo: Ἴων, Αἴολος y Δώρος. Se pensaba que los primeros pobladores del territorio serían los Jonios, desplazados después por los Aqueos y obligados a retirarse a las islas, al Asia Menor y al Ática. Los Aqueos estarían formados por los Arcadios y los Eolios. Posteriormente Grecia sería invadida por los Dorios (Dorios propiamente dichos y Noroccidentales), que provocarían un nuevo desplazamiento.



Para apoyar esta teoría se recurre a la arqueología. Kretschmer asocia la primera oleada invasora a los cambios drásticos del final del periodo Heládico Antiguo. La segunda oleada coincidiría con el comienzo del Heládico Reciente (c. 1550 a. C.). No obstante, no se documenta ningún cambio drástico en esta época. El tercer periodo y la tercera invasión coincidirían con el final del mundo micénico y la invasión de los Dorios. Hoy día esta teoría no es aceptada por los filólogos.



Desde el punto de vista arqueológico se acepta mejor la hipótesis de dos invasiones. Algunos hablan incluso de una sola invasión, eliminado la segunda invasión doria, que no sería tal.



Chadwick plantea la posibilidad de que existiera una población doria sometida que afloraría tras la destrucción de los centros micénicos. Según Chadwick los Dorios se rebelarían contra sus sometedores destruyendo los centros de poder.



Muchos lingüistas renuncian a explicar la génesis dialectal. Se conforman simplemente con la descripción de los hechos.



Adrados, en su folleto de 1952 titulado «La dialectología griega como fuente para el estudio de las migraciones indoeuropeas en Grecia», establece lo que es un arcaísmo (el mantenimiento de los rasgos de la lengua madre), lo que es una elección (escoger entre dos posibilidades de la lengua madre) y lo que es una innovación (la transformación de un rasgo de la lengua madre en otro distinto que antes no existía). El criterio fundamental para establecer el parentesco entre dialectos es la innovación.



Estos criterios serán utilizados más tarde por Porzig y Risch, que llegan a la siguiente conclusión. Hay una aproximación genética entre el Jónico-Ático y el Arcadio-Chipriota, que formarían un único grupo al que llaman Griego Meridional o Griego Oriental. Por otro lado estaría el Griego Occidental o Griego Septentrional, en que entrarían el Eolio y el Dorio. El primero sería un grupo de dialectos innovador y el segundo arcaizante.



En 1953 se descifra el Micénico y se plantea la pregunta de qué dialecto es y a qué grupo pertece. Hoy día se piensa que el Micénico era una lengua administrativa, quizá también un dialecto hablado, muy próximo en todo caso al Jónico-Ático y al Arcadio-Chipriota (Griego Oriental).



El Micénico tiene, por ejemplo, una innovación común con el Jónico-Ático y el Arcadio-Chipriota: la asibilación τι > σι.



τίθητι - Tesalio, Beocio, Dórico, Griego Noroccidental.

τίθησι - Jónico, Ático, Arcadio, Chipriota, Micénico.



La gran división dialectal es ya un hecho en época posmicénica (a partir del 1250 a. C.). Se empiezan a producir también influjos recíprocos entre los dialectos ya difereciados. Surgen así isoglosas, rasgos lingüísticos compartidos por dialectos en contacto. Por otro lado, se produce la escisión de los grupos dialectales (e. g. se rompe la unidad Arcadio-Chipriota).



SISTEMAS DE ESCRITURA: ALFABETOS Y SILABARIOS



EL ALFABETO GRIEGO



Los griegos no cuentan con sistemas de escritura originales: los micénicos se valen del silabario cretense y los griegos posteriores del alfabeto fenicio con algunas modificaciones.



El principal problema del alfabeto fenicio es que no nota las vocales. El consonantismo tampoco coincide con el del griego (el fenicio no tiene sonidos aspirados, pero sí sonidos guturales y fricativos desconocidos para los griegos). Los signos fenicios tuvieron que ser modificados para adaptarse a la lengua griega.



En Ugarit (Siria) la escritura cuneiforme fue adaptada, simplificada, para escribir una lengua semítica. Este nuevo sistema de escritura se extendió por la región y acabó dando lugar al alfabeto fenicio. Se piensa que fue una sola persona quien adaptó el sistema de escritura fenicio a la lengua griega. Se considera que el lugar donde se produjo esta adaptación estaría situado en la costa de Siria, en la actual Al-Mina, donde convivían griegos y fenicios, aunque también pudo producirse en cualquier otro lugar de las rutas comerciales.



En cuanto a la época, hay una tesis alta (en torno al s. XV a. C.), con poca base, y una tesis baja (s. IX a. C.), más aceptada. Vienen a apoyar esta segunda tesis las inscripciones del vaso del Dipilón y la copa de Néstor (s. VIII a. C.). También contamos con la primera lista de los Juegos Olímpicos (776 a. C.) y la de los éforos espartanos (774 a. C.).



VOCALES



Para notar las vocales los griegos tuvieron que alterar el significado original de algunos signos fenicios.



Α [ā̆]

El signo fenicio es en origen una consonante.



Ε [ē̆]

Muy pronto, en el Jónico de Asia Menor (psilótico = ausencia de aspiración), la grafía que se utilizaba para notar la aspiración ( Η ) va a pasar a indicar una ē.



Ο [ō̆]

En paralelo a la ē se inventa un signo para la ō ( Ω ).



Υ [ū̆]

El signo fenicio es también una consonante (la llamada wāw). La Υ es propiamente la realización vocálica de la [u]; la realización consonántica se nota con Ϝ (digamma).



Ι [ī̆]



CONSONANTES



Β Π



Δ Τ



Γ Κ / Ϙ



La kappa ( Κ ) se utiliza en fenicio para notar las guturales palatales, mientras que la koppa ( Ϙ ) nota las guturales velares. Todavía en griego arcaico: Κ + a, e, i; Ϙ + o, u (vocales velares).



Las aspiradas no tenían signo en el alfabeto fenicio, de manera que los griegos han de adaptar los ya existentes.



Θ es en principio una dental sorda enfática que va a pasar a notar la dental aspirada del griego. En los alfabetos arcaicos se utilizaron también los dígrafos ΠΗ y ΚΗ ( ϘΗ ), lo que nos indica que las aspiradas griegas son sordas (no encontramos jamás el dígrafo ΒΗ ). Otra posiblidad de notar las aspiradas era utilizar en estos dos casos la sorda correspondiente (en Cretense Π, Κ ).



La existencia de un signo específico para la dental aspirada provocó que pronto se buscara un signo para las otras dos aspiradas del griego. Es en Jonia donde se crean los signos Φ y Χ para las aspiradas labial y gutural. Posteriormente se crean otros signos, como el de Ψ, que tiene el valor de [ps].



Χ y Ψ tienen los valores dichos en Jonico, pero en los alfabetos occidentales Χ tiene el valor de [ks]. Posteriormente, los jonios aprovecharían el signo Ξ del fenicio para notar ese mismo [ks]. El grupo [ks] también se encuentra en los alfabetos arcaicos como ΧΣ y ΗΣ (aspirada + [s]).



Ζ nota en principio el grupo [zd] < *sd, *dy, *gy.



Σ es la [s] sencilla. Algunos alfabetos utilizan el signo Ϻ (san).



Ͳ (sampi) tiene en valor de [-ss-]. El signo fue tomado del Cario y tiene un uso muy restringido.



A partir del s. IV a. C. van despareciendo las variantes epicóricas y va estableciéndose el alfabeto jónico en toda la Hélade. Una fecha clave es el 403 a. C., año del arcontado de Euclides en Atenas, cuando se decide adoptar el alfabeto jónico para todos los documentos públicos.



EL SILABARIO MICÉNICO



El descubrimiento del Micénico supone retrasar cinco siglos la utilización de la escritura en Grecia. Se nos conserva en tablillas de barro que se utilizaban en la administración de los palacios micénicos (1250 - 1200 a. C.). Se ha descubierto tablillas de este tipo en Cnoso, en Pilo, en Micenas, en Tirinto y en Tebas. Están escritas en una escritura que convencionalmente se ha llamado Lineal B y se trata de un silabario. Fue descifrada en 1953 por Michael Ventris, que se sirvió de los métodos de la criptografía utilizados en la II Guerra Mundial para cifrar y descifrar mensajes. En Lineal B es una adaptación del silabario conocido como Lineal A, que transcribe una lengua pregriega no descifrada.



El silabario micénico tiene cinco signos vocálicos, con la particularidad de que los signos i, u notan el segundo elemento de un diptongo.



a, e, i, o, u



Todos los demás notan una consonante más una vocal abierta.



Para las labiales tenemos cinco signos (no hay distinción entre oclusivas labiales sordas, sonoras y aspiradas).



pa, pe, pi, po, pu = π, β, φ



Con las guturales ocurre lo mismo.



ka, ke, ki, ko, ku = κ, γ, χ



Sin embargo, en las dentales tenemos dos series.



ta, te, ti, to, tu = τ, θ (sordas, aspiradas)

da, de, di, do, du = δ (sonoras)



Hay una serie de labiovelares que no se conservan en el griego alfabético.



qa, qe, qi, qo (no existe qu)



Para las líquidas hay también una sola serie.



ra, re, ri, ro, ru = λ, ρ



Las nasales distinguen la labial y la dental.



ma, me, mi, mo, mu = μ

na, ne, ni, no, nu = ν



Hay también dos series de semivocales.



ja, je, ji (jo no existe; ju no ha sido identificado)

wa, we, wi, wo (wu es inestable)



Dos series para las silbantes.



sa, se, si, so, su = σ [s] (silbante siempre sorda)

za, ze, (zi), zo, (zu) = σ [z] (silbante sonora; zi, zu no han sido identificadas)



Hay algunos signos accesorios, divididos en accesorios propiamente dichos y complejos. Los signos accesorios son de empleo facultativo (se pueden emplear o no dependiendo del escribiente). Los signos complejos equivalen a un grupo de consonantes más vocal (dwe, twe).



πτελεϝα «olmo» pe-te-re-wa / pte-re-wa



Las palabras en las tablillas están claramente separadas, aunque se evita escribir palabras de una sola sílaba uniéndolas a la palabra anterior. La consonante final de las sílabas cerradas no se representa.



χιτών ki-to

χιτόνες ki-to-ne



En cuanto a los diptondos, si el segundo elemento es [u] lo normal es representarlo.



ἐλεύθερος e-re-u-te-ro

εὔχετο e-u-ke-to



Si el segundo elemento es [i] no se nota nunca en sílaba final.



δρύτομοι du-ru-to-mo



Excepto cuando se emplean signos facultativos.



a3 = αι

ra3 = λαι, ραι



Tampoco en interior de palabra se suele notar la [i].



κοτοινα ko-to-na (pero también ko-to-i-na)



Cuando hay sílaba cerrada en interior de palabra se dan las cosas más variadas.



Sílaba cerrada por nasal o por líquida no se representa.



πάντες pa-te



Sílaba cerrada por oclusiva sí se representa.



τέκτονες te-ko-to-ne



Sílaba cerrada por silbante normalmente se representa.



δέσμος de-so-mo



Pero a veces no.



ϝάστυ wa-tu



Los grupos de oclusiva más líquida suelen representarse.



Ἄλέξανδρα a-re-ka-sa-da-ra



La aspiración de las vocales tampoco se nota, con excepción del facultativo a2 = [ha].



Estas limitaciones hacen que no podamos utilizar el Micénico para dilucidar cuestiones clave de lingüística histórica. Por ejemplo, el acusativo plural temático, atestiguado en los distintos dialectos de la manera más variada (-ους, -ος, -οις, -ους, -ως), aparece en Micénico como -o. Imposible determinar su forma y estado de evolución. Otro caso interesante es el del Part. de Perfecto del verbo χέω, que aparece en Micénico como ke-ku-me-na y que equivale al griego alfabético κεχυμένα. ¿Se había producido ya en Micénico la disimilación de aspiraciones (Ley de Grassmann)? Imposible saberlo.



En otras ocasiones el testimonio del Micénico es valiosísimo.



do-e-ro δούλος δῶλος



La forma micénica presenta el estado anterior a la contracción, que sería δοερος. Idem:



e-ke-e ἔχειν



El silabario micénico deja de usarse en torno al año 1100 a. C., pero las primeras inscripciones del silabario chipriota se remontan al s. VII a. C. y llegan hasta en s. III a. C. El sistema es muy parecido al del micénico. Tiene 50 signos, cinco vocales y el resto sílabas abiertas como el micénico. Tiene 15 signos para las oclusivas (no distingue las dentales sordas de las sonoras, como sí hacía el Micénico), 10 signos para las líquidas (diferencia entre la y ra), 10 signos para las nasales, 7 signos para las semivocales.



ya, ye, yo

wa, we, wo, wi



Hay 5 signos para las silbantes (sa, se, si, so, su) y cuenta con algunos signos aislados (xa, xe = ξ; za, zo = φ).



Las reglas difieren algo de las del silabario micénico. Se diferencia entre palabras autónomas y enclíticas (entre las que se incñuyen los artículos y los adjetivos).



πτόλιν Ἐδάλιον po-to-lo-ne-e-ta-li-o-ne



Todas las consonantes finales están representadas con la adición de la vocal [e].



τὸν ἰ(j)ατήραν to-ni-ya-te-ra-ne



⇒ El artículo, enclítico, va unido a la palabra siguiente.

⇒ Glide en ἰ(j)ατήραν.



No anota la cantidad vocálica. Los diptongos se suelen representar. No así las consonates geminadas. No hay distinción entre sordas, sonoras y aspiradas.



Ἀριστοκρέτης a-ri-si-to-ke-re-te-se



En ocasiones las sílabas cerradas por nasal en interior de palabra no notan esta última.



πάντα pa-ta

το(ν) χῶρον to-ko-ro-ne





DEL INDOEUROPEO AL GRIEGO



CONSONANTISMO



SISTEMA CONSONÁNTICO DEL INDOEUROPEO



OCLUSIVAS


Labiales
Dentales
Velares
Labiovelares
Sordas
*p
*t
*k
*kʷ
Sonoras
(*b)
*d
*g
*gʷ
Aspiradas
*bh
*dh
*gh
*gʷh



NASALES
LÍQUIDAS
SILBANTES
SEMIVOCALES
LARINGALES
*m, *n
*l, *r
*s
*y, *w
*h₁, *h₂, *h₃



Nasales (*m, *n), líquidas (*l, *r) y semivocales (*y, *w) son sonantes: funcionan como vocales y como consonantes, así como segundos elementos de diptongo.

La *s es una fricativa sorda que va a desaparecer enseguida.



SISTEMA CONSONÁNTICO DEL GRIEGO



OCLUSIVAS


Labiales
Dentales
Velares
Labiovelares
Sordas
p
t
k
Sonoras
b
d
g
Aspiradas
ph
th
kh
kʷh



NASALES
LÍQUIDAS
SILBANTES
SEMIVOCALES
LARINGALES
m, n
l, r
s
y, w
Ø



En indoeuropeo no hay consonantes geminadas, exceptuando las llamadas «geminadas afectivas» del lenguaje de niñera o de las onomatopeyas: πάππος «abuelito», ἄττα «papá», Δικκώ (hipocorístico o diminutivo de Δίκη), Νικοττώ (de Νική).



Hay tres fonemas clave que, con su desaparición, van a «crear» la lengua griega. Éstos son: *s, *w, *y.



PÉRDIDA DE [S] Y SUS CONSECUENCIAS



La *s indoeuropea, la primera en desaparecer, se aspira (se convierte en un soplo sordo) en posición inicial e intervocálica: *s-, *-s- > h-, -h-. A veces este soplo sordo acaba por desaparecer totalmente, sobre todo en posición intervocálica: *-s- > -h- > -ø-. En algunos dialectos desparece totalmente, también en posición inicial (dialectos psilóticos).



*sems > εἷς (Lat. semel)

*so, *sa, *tod > ὁ, ἡ, τό (pronombre demostrativo en indoeuropeo)



Hay muchos casos en los que la *s tendría que haberse perdido, pero no ha sido así debido a la analogía.



λύσω, ἔλυσα

βλέψομαι, ἔβλεψα



En muchas ocasiones la [s] va apoyada por una consonante en el Futuro y en el Aoristo de determinados verbos, lo que hace que se conserve o se restituya en el Futuro y en el Aoristo de verbos donde tendría que haberse perdido. La [s] también se conserva en muchos Dativos, e.g. τρισί.



[S] EN POSICIÓN INICIAL



En consecuencia, en griego, una [s] inicial ante de vocal no continúa una silbante indoeuropea. La palabra σήσαμον, por ejemplo, es un préstamo no indoeuropeo (suele ocurrir con los nombres de plantas y animales).



En otras ocasiones en las que encontramos una [s] inicial en griego lo que se ha producido es una asibilación.



τυ > συ



(Este caso es también explicable por analogía con formas como σε, σοι < *tw-)



La [s] inicial del griego también puede ser:



Producto de *ty-.



σέβομαι < *tyegʷ-



Producto de *θy- [dhy].



σῆμα < *dhyā-



Producto de *ky (> *ty).



σήμερον < *kyāmeron



Producto de *tw-.



σε < *twe



Por último, [s] inicial puede proceder también de la simplificación de un grupo inicial ξ- o ψ-.



[S] EN POSICIÓN INTERVOCÁLICA



Hay palabras oscuras con [s] intervocálica que no tienen un origen indoeuropeo, e. g. χρυσός.



También da [s] en posición intervocálica:



La sílaba *-τις > -σις, que sufre una asibilación.



La reducción de un grupo indoeuropeo en doble [s].



ὄρεσσι, Dat. de ὄρος



La oclusiva dental + sonante.



*ποδ-σι > ποσσί > πόσι (simplificada en algunos dialectos)



El grupo *-θy- da también -σσ-, que en algunos dialectos también se simplifica.



*με-θy-ος > μέσσος > μέσος



Lo mismo ocurre con el grupo *-ty-.



*το-τy-ος > τόσσος > τόσος



En los casos en que [s] va seguida de nasal o líquida, cuando el grupo va en posición inicial (*sr-, *sl-, *sm-, *sn-), la silbante se reduce a una aspiración que se pierde. No obstante, en posición intervocálica, bien se asimila a la nasal o a la líquida (dando como resultado una geminada), bien alarga la vocal precedente (y desaparece).



ῥεϝω < *s-re- > ῥ-



(En algunas inscripciones arcaicas tenemos la grafía «ρhοϝαισι»)



Sin embargo, en composición tenemos un desarrollo diferente.



ἐπιρρεῖ, καλλίρρος (i. e. asimilación de la [s] en [r])



En una palabra como *σελᾰσνᾱ se ven la dos posibles evoluciones en posición intervocálica (la evolución en uno u otro sentido depende del dialecto).



Ι. *σελᾰσνᾱ > σελᾱνᾱ > σεληνη

ΙΙ. *σελᾰσνᾱ > σελᾰννᾱ (asimilación de la [s] a la [n])



Lo más lógico es explicar este doble tratamiento de la siguiente manera: primero se produce una asimilación en todos los dialectos: *σελᾰσνᾱ > σελᾰννᾱ, pero algunos dialectos van más allá y suprimen la -ν- alargando la vocal precedente: *σελᾰννᾱ > σελᾱνᾱ.



En el grupo -λν- sucede algo similar.



ὀφελνω > ὀφέλλω (Asimilación)

> ὀφείλω (Alargamiento compesatorio)



gʷŏλνομαι > βούλομαι (Alargamiento compensatorio)

> βόλλομαι (Asimilación)



En este caso no se puede suponer un grupo intermedio [lh], lo que corrobora la teoría anterior de la asimilación y simplificación en algunos dialectos.



Como consecuencia de la evolución de los diferentes grupos consonánticos en los que interviene una [s] tenemos ya en griego una serie de geminadas: -ρρ-, -λλ-, -μμ-, -νν-.



Hay, no obstante, algunas palabras arcaicas en las que el grupo consonántico se mantiene (no hay asimilación ni desarrollo de geminada).



ἄλσος (no da ἄλλος, como era de esperar)

θάρσος (en Ático, no obstante, tenemos θάρρος)



Por último, los grupos intervocálicos *-sy- y *-sw- sufren una evolución muy parecida a la de los grupos de [s] + líquida o nasal (asimilación regresiva y simplificación de geminadas).



*τελεσyος > *τελεyyος > *τελειος

*νασwος > *ναwwος > *ναυος



A partir de este punto conviene ver el tratamiento del fonema [y], sea de origen indoeuropeo o un desarrollo secundario como aquí.



PÉRDIDA DE [Y] Y SUS CONSECUENCIAS



El fonema [y] se aspira y desaparece en posición intervocálica, mientras que en posición inicial, bien se aspira y se mantiene (excepto en los dialectos psilóticos), bien se refuerza.



ἵημι < *yi-yē-mi

ἧπαρ < *yēkʷṛ

ὅς < *yos



En otros casos [y] no desaparece en posición inicial, sino que se refuerza. Se han aducido causas sociológicas.



ζυγόν < *yugom



En combinación con una consonante oclusiva el fonema [y] también desaparece, dando como resultado una geminada o un grupo consonántico particular.



*πy, *φy > πτ (no hay casos de *βy)



θάπτω < θαφ-yω



*τy, *θy > *ts > -σσ- / -ττ- (Dependiendo de los dialectos: μέσσος / μέττος)



*κy, *χy > *ty > *ts > -σσ- / -ττ-



En combinación con las sonantes el fonema [y] produce geminadas palatales.



*σμορ-yα > σμορ'ρ'α > μοῖρα

*βαν-yω > βαν'ν'ω > βαίνω



La [y] se asimila a la consonante anterior para formar una geminada palatal. Cuando a la geminada palatal le precede una vocal palatal [e, i] se disimila la palatalidad, lo que da lugar a una geminada simple.



*κτεν-yω > *κτεν'ν'ω > *κτεννω



Por otro lado, en un momento dado hubo una tendencia general a abrir las sílabas en interior de palabra, lo que trajo como consecuencia varios fenómenos:



Simplificación de las sonantes geminadas no palatales (excepto en Lesbio y Tesalio) y alargamiento compensatorio de la vocal anterior.



*κτεννω > κτείνω



Simplificación de las sonantes geminadas palatales (salvo en el caso de -λλ-).



En el caso de σμορ'ρ'α y βαν'ν'ω la palatalidad se queda en el fonema -ι-, que forma diptongo con la vocal anterior.



σμορ'ρ'α > σμοῖρα

βαν'ν'ω > βαίνω



* * *



Un par de apuntes más acerca del consonantismo griego antes de entrar a ver el vocalismo.



Se produce la pérdida de las oclusivas orales en posición final (la sílaba final pasa de cerrada a abierta).



*μέλιτ > μέλι



Se produce la neutralización de [m] y [n] en final absoluto de palabra a favor de [n].



Todos estos cambios fonéticos indican una tendencia a la formación de sílabas abiertas. No obstante, los textos micénicos parecen testimoniar un estado anterior a esta tendencia. Dadas las limitaciones de la escritura es imposible de demostrar, pero es probable que todos los grupos de geminadas se mantuvieran en Micénico.



VOCALISMO



VOCALES LARGAS



Tras la eliminación de las laringales y de las sonantes por vocaliación



*di-deh₃-mi > δίδωμι

*di-dh₃-men > δίδομεν



*dekṃ > δέκα / δέκο


*stṛtos > στρατός



El cuadro vocálico griego queda como sigue.



[ī̆]
[ū̆]
[ē̆]
[ō̆]

[ā̆]



El primer factor de desequilibrio se produce como resultado de la primera oleada de alargamientos compensatorios.



Un alargamiento compensatorio tiene lugar cuando la primera de un grupo de dos consonantes pierde su articulación propia, pasando las vibraciones glotales residuales a la vocal precedente y alargándola.



Hay tres oleadas de alargamientos compensatorios.



PRIMERA OLEADA



  1. Silbante antigua ante líquida, nasal o wāw.



*s + *l, *r, *m, *n, *w



  1. Líquida o nasal ante silbante antigua.



*l, *r, *m, *n + *s



  1. Líquida ante nasal.



*l, *r + *m, *n



La reducción de todos estos grupos consonánticos produce un alargamiento en la vocal precedente (excepto en los dialectos donde no hay reducción de geminadas).



*εσμι > εἰμί, ἠμί // ἔμμι

*βολνᾱ > βουλή, βωλά // βολλα



Con estos alargamientos se introducen dos nuevos fonemas en el sistema vocálico, aunque no en todo el griego. Esto tan sólo sucede en Jónico-Ático y en la Doris Mitior (Dórico Septentrional, Corintio y Megarense).


[ī]
[ū]
[ẹ̄]
[ọ̄]
[ē̢]
[ō̢]

[ā]



En el resto del griego (en aquellos dialectos que sufren el primer alargamiento compensatorio) se producen vocales largas abiertas como las antiguas.



*εσμι > εἰμί [ẹ̄-], ἠμί [ē̢-] // ἔμμι

*βολνᾱ > βουλή [-ọ̄-], βωλά [-ō̢-] // βολλα



El primer alargamiento compensatorio es anterior al paso de ᾱ > η en Jónico-Ático.



*σελᾰσνᾱ > σελᾱνᾱ > σεληνη



Ruipérez hace un estudio del vocalismo griego desde el punto del vista estructuralista. Un sistema vocálico que tiene tres vocales posteriores es inestable, ya que la parte posterior de la cavidad bucal es muy reducida. Por ello, en un sistema como éste, la [a] tiende a adelantarse [ä] pudiendo llegar a confundirse con [e], como ocurre en Jónico-Ático. En esta situación inestable se produce la segunda oleada de alargamientos compensatorios.



SEGUNDA OLEADA



Nasal ante silbante reciente o final.



*m, *n + *s



Como resultado de esta segunda oleada de alargamientos compensatorios vuelven a producirse en Jónico-Ático nuevos fonemas [ẹ̄] y [ọ̄] (el fenómeno es mucho menos extenso que el anterior). En el resto de dialectos se producen vocales abiertas.



*παντ-ς > πανς > πᾱς



En interior de palabra.



*παντ-yα > *πανσα > πᾱσα



Este segundo alargamiento provoca también la aparición de nuevas aes que no encajan bien en el sistema (recordemos que la aes antiguas se habían adelantado aproximándose a la [ē̢]).





[ī]
[ū]
[ẹ̄]
[ọ̄]
[ē̢]
[ō̢]

                                                    [ā]
[ā]



Hay algunos dialectos que no tienen segundo alargamiento compensatorio.



*δι-δοντ-yα > διδοῦσα, διδῶσα // διδονσα (se mantiene en algunos dialectos)



*τονς > τούς, τώς // τονς



La -ν- en algunos dialectos puede convertirse en -ι-: τονς > τοις. En otros, la nasal simplemente de pierde sin provocar alargamiento: τονς > τος.



La situación de las dos eas del cuadro anterior es reflejada por algunos dialectos.



Α = [ā] (moderna)

Η = [ā] (antigua, desplazada)

Ε = [ĕ], [ē]



Sin embargo, la ᾱ desplazada se acerca cada vez más a la [ē] y se acaba confundiendo con [ē̢] (como en Jónico-Ático).



Por otra parte, al seguir constreñido el sistema posterior, la [ū] también se ve desplazada.



[ü]

[ī]

[ẹ̄]
[ọ̄]
[ē̢]
[ō̢]

[ā]



TERCERA OLEADA



La tercera oleada de alargamientos compensatorios no es una tendencia general, sino que corresponde a una isoglosa que se manifiesta en la región central y suroriental del Egeo.



Líquida o nasal ante wāw.



*l, *r, *m, *n + *w



En los dialectos que no tienen tercer alargamiento compensatorio la [w] simplemente desaparece.



*ξενϝος > ξεῖνος // ξένος

*καλϝος > κᾱλος // κᾰλος



DIPTONGOS



Los diptongos griegos, tanto breves como largos, han tendido siempre a desaparecer. Los diptongos ει, ου han corrido una suerte paralela y en algunos dialectos se han alterado muy pronto. Los elementos que los componen están muy próximos (ε, ι = vocales palatales; ο, υ = vocales velares) y por una asimilación todavía mayor de ambos elementos han derivado muy pronto en [ẹ̄] y en [ọ̄], es decir, han monoptongado.



En inscripciones corintias del s. VII a. C. encontramos un signo E (≠ Ε) que sirve para notar:



El antiguo diptongo ει.



ποτEδᾶν = Ποσειδῶν (Ático)



[ẹ̄] resultado de alargamiento compensatorio.



Eμι < *εσμι



[ẹ̄] resultado de contracción.



λυEν < *λυεσεν > λύειν (Ático)



Esto nos indica que el diptongo ha monoptongado muy tempranamente y que, además, se pronunciaba como una [ẹ̄] antigua, no había ninguna diferencia.



Sin embargo, en las inscripciones áticas del s. V a. C. se hace todavía distinción entre el antiguo diptongo ει y la [ẹ̄] procedente de alargamiento o de contracción (notada todavía por épsilon)



Ποσειδῶν

Eμι, φερEν.



Sólo es a partir del s. IV (360 a. C.) cuando la [ẹ̄] procedente de alargamiento o contracción empieza a ser notada por ει.



εἰμί, φέρειν



Esto nos indica no que la [ẹ̄] haya pasado a pronunciarse de manera diptongada, sino que el antiguo diptongo ει ha monoptonado en [ẹ̄] y ha “cedido” su grafía a la [ẹ̄] procedente de alargamiento o contracción.



En Época Helenística el antiguo diptongo ει ya ha monoptongado completamente en [ẹ̄] y no va a dejar de cerrarse hasta convertirse en una [ī].



[ẹ̄] > [ī]



Ya había signos de esta evolución en algunos dialectos. En Argivo.



τελῑτο = τελείτο (Ático)



Y en Beocio.



πῑθαρχος = πείθαρχος (Ático)



El diptongo ου experimenta una evolución similar, por no decir idéntica. En Corinto la grafía ου no sólo nota el antiguo diptongo indoeuropeo, sino también la [ọ̄] procedente de alargamiento o contracción. En el Ática todavía se diferencia el antiguo diptongo de la [ọ̄] procedente de alargamiento o contracción, que es notada por una ómicron. A partir del s. IV (360 a. C.) se extiende el uso de ου para notar las tres cosas. En Época Helenística el diptongo ου se ha reducido ya a una [ọ̄] (monoptongación) y ha seguido cerrándose hasta convertirse en [ū].



DIPTONGOS LARGOS



Los diptongos largos eran de muy difícil articulación.



Ya en Jonia, a partir del s. IV a. C., hay tendencia a eliminar el segundo elemento del diptongo.



-ᾱι, -ηι, -ωι > -ᾱ, -η, -ω



Otra tendencia es el abreviación del primer elemento del diptongo, como ocurre en el dialecto de Eubea (Jónico) también en el s. IV.



τει θυσιει, τοι ἱεροι



Los diptongos largos sólo subsistían en final absoluto, no al principio ni en interior de palabra. La razón no es otra que la llamada Ley de Osthoff (Vocal larga seguida de sonante y de consonate abrevia).



Por otro lado, la [i] y la [u] intervocálicas desaparecen, lo que reduce todavía más el número de diptongos largos.



La Ley de Osthoff actúa, por ejemplo, en los participios en -ντ-.



γιγνώσκω Part. *γνωντες > γνόντες



También lo hace en las desinencias de 3ª de Plural de los tiempos secundarios: -ντ.



*ε-γνω-ντ > ἔγνον (Píndaro)



De aquí se deduce que la Ley de Osthoff tiene que ser anterior a la pérdida de las oclusivas finales.



También actúa en los Acusativos de Plural de la 1ª Declinación.



*-ᾱνς > -ᾰνς



Y en el Dativo Plural de la 2ª Declinación.



*-ωις > -οις



No actúa la Ley de Osthoff en el caso de ἠώς (no hay abreviación de la ᾱ).



*āusōs > *āuhōs > *āwōs > ἠώς



De donde se deduce que la Ley de Osthoff es posterior a la pérdida de [s] intervocálica.



Por otro lado, hay vocales largas que se han reintroducido por analogía.



Subj. φέρωμαι, φερώμεθα, φέρωνται



En otros casos las vocales largas se han formado, por contracción, después de que actuara la Ley de Osthoff.



τιμάοντες > τιμῶντες





ALTERNANCIAS APOFÓNICAS: DEL INDOEUROPEO AL GRIEGO



Los distintos elementos que conformaban la palabra indoeuropea tenían cada uno de ellos una parte consonántica estable y una parte vocálica sujeta a diversas variaciones, llamadas alternancias.



La raíz indoeuropea podía presentarse de diversas formas.



*tek-, *tok-, *tk-



Pero también los sufijos.



*-ter, *-tor, *-tr



Incluso las desinencias pueden presentar alternacias.



*-es, *-os, *-s (Desinencia de Genitivo Singular)



El procedimiento de las alternancias corresponde a la morfología, pero también entra en el campo de la fonética, como, por ejemplo, en el caso de las sonantes.



*ei-mi, *i-men, *y-onti



Las alternacias se observan muy bien en raíces con diptongo, que en indoeuropeo es siempre una vocal combinada con una sonante.



A partir de los datos del griego podemos determinar que en el indoeuropeo tardío hay dos tipos de alternancia: cuantitativa y cualitativa, aunque en realidad se trata únicamente de una.



e / o / ø

πατέρα, ἀπάτορα, πατρός



Los timbres ε / ο pueden ser alargados, pero esto es ya un procedimiento puramente morfológico (para formar el Nominativo).



πατήρ / ἀπάτωρ



En el caso del grado ø podemos encontrar, ya en griego, una vocalización de la sonante.



Dat. πατράσι



En la morfología verbal tenemos multitud de alternancias.



λείπω / λέλοιπα / ἔλιπον

ἐλεύσομαι / εἰλήλουθι / ἤλιθον

δέρκομαι / δέδορκα / ἔδρακον



Junto a este tipo de alternancias está también la alaternancia vocal larga / vocal breve.



τίθημι / τίθεμεν

ἵστᾱμι / ἵστᾰμεν

δίδωμι / δίδομεν



Para explicar este tipo de alternancias se recurrió en principio a la teoría del schwa, que fue pronto refinada y convertida en la teoría laringal.



*h₁ > ε
*eh₁ > η
*h₂ > ᾰ
*eh₂ > ᾱ
*h₃ > ο
*eh₃ > ω



La laringal funcionaría como un segundo elemento de diptongo que en el paso al griego caería y alargaría la vocal precedente.



En realidad más que de diptongo habría que hablar de laringal en grado pleno. De hecho, la laringal en grado ø puede funcionar también como centro de sílaba y muchas veces, en el paso a las lenguas históricas, se transforma en una vocal. Las tres laringales dan siempre [a] en latín; en sánscrito [i] (vid. supra para el griego).



En indoeuropeo ninguna palabra comenzaba por vocal, de manera que hay que suponer un grupo con laringal inicial.



ἀντί < *h₂e-

ὀστέον < *h₃e-



En hitita, sin embargo, conserva rastros de las laringales.



ἀντί = hanti

ὀστέον = hastai



En función consonántica las laringales eran muy débiles, con tendencia a desaparecer.



En las laringales podemos encontrar también el origen de las vocales protéticas, normalmente delante de sonante, pero también de oclusiva



ὀ-δοντ- < dent-

ὀ-ρέγω = Lat. regō

ἐ-ρυθρός = Lat. ruber

















1 comentario:

  1. Pon bien los acentos del griego o te deporto a los kurganes. Primer aviso.

    ResponderEliminar